Menu

A+ A A-

Fantasías Sexuales

  • Escrito por Guillermo Esponda
  • Categoría: Salud y Sexualidad
  • Visto: 206

Desde una temprana edad todos los seres humanos son capaces de ver con sus ojos mentales. Pueden evocar objetos que no están presentes realmente, e imaginarse haciendo cosas que no están haciendo.

Los psiquiatras y los psicólogos llaman a esta capacidad de la mente humana “fantasear” y a sus productos “fantasías”.

Los escritores y artistas la llaman “imaginación”, mientras que el lenguaje ordinario posee una riqueza de términos para describir diferentes formas de esta actividad mental, como soñar despierto, ilusiones, ensueños, etc.

En el caso de las fantasías Sexuales podemos definirlas como la capacidad  de reproducir por medio de imágenes cosas pasadas o lejanas, de representar los ideales en forma sensible o de idealizar las reales.

Mediante la imaginación las personas pueden transformar el mundo real en lo que más le atrae, aunque sea algo inverosímil y efímero. Si bien la fantasía no es más que una divagación simulada de nuestra mente, contribuye a incrementar y provocar entusiasmo, estímulo, aventura, goce y seguridad en uno mismo .

Cuando no podemos satisfacer un deseo mediante una acción real, solemos intentar satisfacerlo fantaseando .

Las fantasías sexuales se producen en una gran variedad de marcos y circunstancias. A veces esos episodios imaginativos se provocan con toda intención para pasar el rato, para animar una situación tediosa o ponerle un poco de picante al acto amoroso. Otras veces, las fantasías sexuales flotan en nuestra conciencia de forma aparentemente accidental, tal vez desencadenadas por ideas o sentimientos de los que apenas tenemos conocimiento.

Contenido de las Fantasías

• Episodios o tramas conocidos. Suponiendo que pueda determinarse el origen de este tipo de fantasía, lo más probable es que derive de un libro, una película o un hecho vivido. 
• Ni los personajes ni la trama conectan una fantasía con la otra. El individuo va cambiando de escena, personajes, sensaciones, experiencias, pero sin cambiar necesariamente el tema principal.
• La experimentación. Una forma de fantasía muy corriente consiste en visualizar situaciones que nunca han sido probadas en la vida real.
• La conquista. En la base de todas las fantasías de conquista y dominio se halla el elemento de poder y autoridad, que se manifiesta en la facultad de ordenar, forzar o someter a otra persona a mantener relaciones sexuales.

La otra cara de la fantasía de conquista es ser conquistado o conminado mediante órdenes, forzado o sometido por otra persona.

• PolirelaciónPersonas que gustan de imaginarse teniendo actividad sexual con más de una persona, al mismo tiempo.
• Cambio de pareja. En ocasiones, la persona visualizada es una pareja anterior (un antiguo novio o novia, por ejemplo). Pero lo más común es que la persona objeto de las fantasías sea simplemente una persona a la que se considera deseable: un amigo, vecino, pariente, maestro, profesor, la dependienta de un comercio o un personaje ideal inventado.
• Encuentros idílicos. En manifiesto contraste con las fantasías sobre violaciones se hallan las ficciones con matices sosegados y románticos.
• Sadomasoquismo. Infligir dolor (sadismo) o recibirlo (masoquismo) puede ser un intenso estímulo sexual. Las fantasías sexuales que incluyen escenas sadomasoquistas conjuran imágenes en las que el sujeto aparece en trance de ser apaleado, atado, azotado a latigazos, encadenado, insultado, cosquilleado, esposado, etc.

Curiosidad y Creatividad

Puede hablarse también de la existencia de un elemento creativo en la fantasía sexual que se inspira en evocaciones de anteriores experiencias sexuales. El sujeto que fantasea embellece y adorna la memoria y la refunde en nuevos moldes que retienen en sustancia la situación rememorada. La fantasía puede corregirse o suavizarse en relación con el trance vivido realmente; en el mundo de la fantasía desaparecen las imperfecciones, el cansancio y las confusiones, al tiempo que crece la pasión y los actos se liberan del lastre de los pormenores triviales… Al elaborar una fantasía sexual, el individuo no sólo programa el episodio sino que, además, orquesta las emociones de los personajes que protagonizan la fantasía.

Fantasías preferidas

Hombre heterosexual

1. Sustitución de la pareja formal
2. Relación sexual coercitiva con una mujer
3. Observación del acto sexual
4. Relaciones homosexuales
5. Polirelación
1. Hombre homosexual
1. Imágenes de la anatomía sexual masculina
2. Relación sexual coercitiva con hombre 
3. Relación heterosexual con mujeres
4. Amores idílicos con hombres desconocidos
5. Polirelación

Mujer heterosexual

6. Sustitución de la pareja formal
7. Relación sexual coercitiva con un hombre
8. Observación del acto sexual
9. Amores idílicos con hombres desconocidos
10. Relaciones lésbicas

Mujer homosexual

11. Relación sexual coercitiva
12. Relaciones idílicas con la pareja formal
13. Relación heterosexual con hombres
14. Evocación de episodios sexuales anteriores
15. Imágenes de sadismo
Compartir o no Las Fantasías?

Muchas personas consideran las fantasías sexuales como una pertenencia exclusiva que no incumbe más que a ellas.

Algunos descubren que después de haber puesto en antecedentes a un compañero o compañera sobre la fantasía sexual más excitante, ésta deja de ser fuente de deseo sexual o se menoscaba el estímulo que antes ejercía. No es que siempre se produzca esta reacción –a decir verdad, hay veces en que aumenta el estímulo erótico de la fantasía–, pero es un riesgo que debe tenerse en cuenta. Por desgracia, no existe una fórmula que permita adivinar si el hecho de compartir una fantasía con la pareja tendrá repercusiones beneficiosas o negativas.

Fantasías “intrusas”

“No todas las fantasías sexuales aparecen al conjuro del sujeto ni todas resultan placenteras. A veces afloran fantasías no queridas que se manifiestan reiteradamente, y en otros casos invaden el nivel de conciencia de un individuo de forma intimidante, originando estados de agitación, culpa o sentimientos antagónicos. Estas ficciones pueden producir excitación sexual o ser tan inquietantes que impidan que surja el impulso erótico.” 

Funciones de la fantasía sexual

• Incrementan la confianza en nosotros mismos. 
• Sirven de válvula de escape a sentimientos reprimidos.
• Generan o aumentan la excitación sexual.
• Facilitan una excitación sin riesgo
• Propician un alivio a la ansiedad y la culpa.
• Sirven como un ensayo controlado.
 

Finalmente es importante darle espacio a nuestras Fantasías, como vimos tienen su función y nos permiten liberar mucho de lo que nos hemos reprimido , sin embargo cabe aclarar que no es necesario llevar todas las fantasías a la realidad, muchas de ellas funcionan sólo como fantasía y podrían generarnos mucha anisedad e incluso problemas en pareja en caso de llevarlas a la realidad, al final cada quien reconoce su territorio y sabrá cuales llevarlas a la realidad y cuales no.

 

Guillermo Esponda Rached

Sexólogo

Educación Creativa

www.educre.com.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Contacto

Email: contacto@estaenlarevista.com
Whatsapp: 2221919894

Síguenos

facebook flat icon twitter flat icon instagram flat icon youtibe flat icon